sábado, 30 de enero de 2010

Cartas de amor y desamor



Amigos, escritores poetas, les dejo una carta, cuando uno está dispuesto a esperar el amor...


Puebla, Pue; Junio 2014
Carta sin número



No sabía si escribirte o no... Es algo que no puedo dejar de hacer, lo intento, pero siempre en mi cabeza merodean las letras insistentes en expresar mis sentimientos... No puedo dejarlos aprisionados en el fondo de mi ser, ¡no debo! Esto que siento no puedo tenerlo dentro, y prefiero escribirlo, porque la verdad, soy incapaz de externarlo en tu presencia, ¡no quiero!



Prefiero callarlo, porque tengo miedo, tengo miedo que en mi forma de mirarte, de besarte, de hablarte, descubras esto que comienzo a sentir, se me desbordan los sentimientos como una gran cascada que choca impetuosa en el corazón sin poder salir, y ¿cómo no comenzar a sentir esto? ¿cómo? si cada día que ha pasado te has encargado de ser especial en mi vida, y realmente no sé qué es, siento un placer indescriptible del tiempo que hemos compartido, de lo que nos hemos confesado, de lo que hemos reído, no sé si es ese sentimiento llamado amor, que comienza asomarse sigilosamente en las puertas de mi alma, no sé si me estoy comenzando a enamorar, esa química de la que tantas personas hablan, esa chispa que comienza a encenderse sutilmente en espera que el aire sople a su favor... Y encenderse poco a poco, hasta que las almas se fundan en una sola...



Hace tanto que no tenía este sentimiento que realmente es muy difícil entenderlo, el razonamiento se interpone ante el sentimiento y busco mil excusas para decirme que no es lo que creo, que es demasiado pronto, ¿pronto? ¡Qué va! a esto que siento, de ninguna manera he podido ni querido ponerle límites, estoy plenamente consciente de los cambios y emociones que en mí se manifiestan, pero nada en esta vida es para siempre, nada en esta vida es seguro, y quiero arriesgar, arriesgar porque quizá tú no sientas esto, pero mientras llega el momento de descubrirlo sí, sí quiero arriesgarme ¿no la vida es para disfrutarse? ¡Quiero hacerlo!



Disfrutar cada momento que tenga contigo al máximo, mirar cada gesto de tu cara, esa curva de tu sonrisa ¡que me encanta!, tus ojos expresivos, tu paz, escuchar tus anécdotas, tus consejos, sentir tus manos ásperas sobre la mías acariciándome, reírnos, escucharte cantar parte de una canción mientras estamos juntos, mirar como mueves tus dedos golpeando suavemente uno por uno mientras esperas algo, disfrutar las pláticas sobre tu trabajo, sobre tu vida, de lo que te gusta, cada segundo, cada minuto, deseo disfrutarte en plena consciencia, cuando uno es joven, suele ser inconsciente, y a veces el tiempo se vive rápidamente sin darse cuenta de los detalles maravillosas que tiene la vida, ahora, hoy en día, quiero pedirle tiempo al tiempo, para que me deje disfrutar a plenitud de tu presencia...



No sé cuánto tiempo me quede, no sé cuánto tiempo te pueda disfrutar, y darte todo el amor que tengo dentro de mí, sólo sé que sí estás en mi vida es por alguna razón, y haré todo por día a día hacer florecer todo esto que siento, llegaste en el momento justo, y cuando tus ojos por primera vez se clavaron en los míos, me hicieron estallar, me hicieron sentir, me hicieron vibrar como hace mucho no me sentía, y eso... Eso no se siente todos los días...
No sabía si escribirte o no... 


Amarte significa...
Amarte significa  que te acepto como eres y que no deseo cambiar nada de ti; te amo porque escuchas sin juzgar;  porque eres tierno y cariñoso; porque me aceptas como soy; porque hiciste un espacio en tu vida y corazón para brindármelo a mí...
Porque me aconsejas y comprendes, porque haces que  pase momentos muy felices cuando estamos juntos, por tu gran sentido del humor, porque me brindas confianza y cuidas de mí; porque hiciste que volviera a sentir y creer en la capacidad de amar, porque hiciste que redescubriera mi intimidad...
Siento tantas cosas que ya no encuentro palabras nuevas que expresen un significado especial para "un  te amo" no hay palabras viejas aún escudriñando entre diccionarios para decir de manera diferente lo que me haces sentir;  me haces crecer y reflexionar; al amarte; tienes mi admiración agradecimiento, y respeto; tienes mi confianza; y cada parte de mí cree en ti...
Sólo sé que por algo estoy en tu vida; por algo estás en la mía; estoy feliz de sentir en mi alma este amor que se manifiesta de todas las maneras posibles... Me hace sentir grande; auténtica; llena de vida..
Estoy segura que te he hecho feliz; que te he transmitido mi amor; ¡que lo has sentido! Porque en cada parte de mí; hay una entrega llena de pasión y de amor; en cada mirada; en cada palabra; en cada verso; en cada sonrisa; en cada caricia...
No sé sí te sientes igual que yo, pero estoy segura que soy especial para ti... De esa manera amor mío; comenzó este amor que hoy siento por ti... Mi amor por ti es de espacios llenos de felicidad, sin preguntas, sin complicaciones; así, respetando tus espacios... Sin ataduras que alejen... Así te acepto; con tu vida hecha; con tus costumbres; con tus defectos; con tus manías; con tus acuerdos ¡eso es amor!
Sí soy correspondida, agradeceré a Dios por darme la oportunidad de volver a sentirme amada; de vivir en plenitud y conscientemente el amor... Y juntos hacer que perdure el sentimiento...
Pero sí es al contrario; sí no me amaras; ¡tranquilo amor mío! que de amor no ha muerto nadie; siempre estaré agradecida de haberte conocido y de saber que hubo alguien que pudo reinventar el amor para un corazón roto...
Seguramente no será nada fácil porque quizás decida alejarme de ti...  Tampoco puedo quedarme al lado de quien no me ama... Yo creo que el amor simplemente se siente y no necesita razonarse ni pensarse... Eso se hace cuando un corazón ha sido herido; asfixiado; confundido...  O cuando ha estado en un amor mal entendido y manipulado...
Te pido que no antepongas la razón; que no te abstengas del sentimiento; que sí tienes el impulso de llamarme ¡hazlo!  Deja  que el sentimiento fluya...



Todos los derechos reservados©
Magali Sauceda
Julio 2014





ESCRIBIRTE
Amor... No puedo dejar de escribir para ti; mi corazón dicta rápidamente; y desea escribir tu nombre mil veces; y pienso en ti, en las cosas que me haces sentir; las mariposas no sólo están en mi estómago están haciendo nido y se reproducen rápidamente; las siento por todo el cuerpo; me concentro y me doy cuenta que me estremezco tan sólo al pronunciar tu nombre...
(Manny)
Junio 2014





 PASADO
Ya no escribiré más poemas ni versos para ti, no escribiré mis letras;
ni un sólo pensamiento, ni una coma; ni un soneto, ni una décima; ni un sentimiento...
No escribiré nada más, y no te estoy mintiendo, no te dedicaré una carta;
eso te lo prometo...Ya no eres mi presente;
sólo un recuerdo...
Sólo el pasado obsoleto...
El que no regresa, el que está en silencio...

Julio 2014




Recuerdos....
Me gusta recargarme en tu hombro cuando terminamos extasiados de hacernos el amor; me siento impregnada de ti; de tu ser; y recuerdo una y otra vez todo lo que me dices mientras acaricias mi cuerpo y me llenas de besos; y te deleitas saboreando mis pechos...
Sientes como tiemblo y me estremezco entre tus brazos; siento suavemente el rozar de tu lengua en mi intimidad que se desborda como manantial en espera de  convertirse en una cascada, tus dedos buscan hacerme sentir más placer y me preguntas sí disfruto, y ¡es tan grande lo que siento! ¡que lloro y río;! ¡Y grito! ¡Y tiemblo!; ¡y deseo que se prolongue ese momento porque me haces tocar el cielo!...
¡Deseo hacerte sentir! ¡el placer que tú me haces vivir!; ¡deseo hacerte temblar como tú me haces temblar!.... ¡Quiero devorarte  con todos mis sentidos!; beber de tu dulce néctar mientras araño tu espalda...
Mientras me abrazas excitado y me susurras cosas que me hacen vibrar; deseo que me vuelvas hacer tuya una y otra vez, mientras me abrazas y musitas mi nombre diciéndome que me amas...

(Manny)
Todos los derechos reservados©
Magali Sauceda
Julio 2014




Desnudando el alma para un reencuentro con Dios...
Escribiendo confesiones...

Supongo que en este momento estarás total mente abatido, ¿preguntándote que va a pasar ahora? Preguntándote ¿qué haces ahí?… Déjate guiar, no te preguntes nada, yo estoy ahí estoy a tu lado… Como siempre una vez más… Y justo ahora, rezo por ti, porque llegues a término de este momento tan duro… Sé lo que sientes, ¡lo sé!

Pon todo en manos de Dios, ¡no tengas miedo!
Encontrarás muchos porqués, encontrarás la raíz de tus miedos, la raíz de tus angustias, y por primera vez te sentirás libre, libre de culpa, de cualquiera que esta sea… ¡Escribe todo! ¡Lo más íntimo que salga de tu ser!, todo lo que te aprisione el alma, los sentidos, los poros, ¡la vida! ¡Escribe! ¡Saca todo aquello que te quema, que te pudre, que te lastima! Desahoga todo aquello que por años no has podido sacar…

En medida que lo hagas será la liberación de tus miedos, será la liberación de tus culpas y de todo aquello que te aniquile el alma…
Es duro el camino aún, ¡muy duro!… Pero si trabajas con el corazón, y eres honesto, ¡pronto terminará!… Yo sé que deseas libérate de todo aquello que te aprisiona, para poder ser un hombre sin miedos, fuerte, seguro, para enfrentar los obstáculos de la vida...

Después de esto, hallarás la luz que necesitas para tu vida… Hallarás una paz infinita… Y entonces, aprenderás a mirar la vida con otros colores… Y nunca más te volverás a sentir vacío como muchas veces te has sentido, no tendrás que llenar tus vacíos con cosas negativas…

Sólo con el espíritu de Dios te habrás de llenar... Encontrarás regalos maravillosos… ¡ya lo verás! ¡Confía en Dios!…

¡Ten fe verdadera!
Ya platicaremos a tu regreso, te quiero mucho, hoy y siempre serás el amor de mi vida.

Con mucho amor, Magali.


Mayo del 2013




Nadie como tú
Eres como ningún otro, porque sólo tú te has ganado mi alma y un lugar en lo más profundo de mi corazón, sé que tu amor lo puede todo, las noches estrelladas, las melodías más bellas, las palabras, las fantasías, todo me parece poco, porque tú me llenas. Eres mi sueño cumplido, el amor perfecto, sin ataduras. Eres la respuesta a mis preguntas la razón de mi vivir. De soñar, de llorar, de reír, de amar, cantar, de escribir… Le agradezco a Dios que te haya puesto en mi camino, quisiera gritar desde lo más alto de una montaña que ¡te amo! Y que se escuchara el eco por todos los cielos…

Porque tú siempre estás en mis pensamientos, en mi corazón, en mis sentimientos en el sol, la lluvia, en cada lágrima, tú eres mi felicidad, mi todo. Porque desde aquel día en que te vi por vez primera mi vida cambio por completo. Sólo le pido a Dios que perdure este amor más allá de los años, del tiempo, de la muerte, para estar a tu lado ¡siempre! Con todo mi amor...


A ti, mi vida...
Es sumamente difícil estar separados de esta forma, siento que es demasiado ¡para mí! Trato de mantener una relación firme basada en el amor... Aun cuando estemos lejos... Diariamente me digo "falta un día menos” para volver a ver tu rostro adorado, escucharé tu voz, y sentir tus caricias, pero ese mañana aún no llega, y aún seguimos separados... Este dolor siento que me carcome el alma, aunque sé que debo ser fuerte en este momento siento que no puedo más... Mis lágrimas no me dejan ni respirar, y siento que me ahogo, me haces tanta falta...

Jamás imaginé que estaríamos separados de esta forma, lo único que me alimenta y me mantiene erguida, es saber que nuestro amor nos mantiene unidos... Sé que cuando me llamas, te haces el fuerte, y con tu voz quebrada me dices que no ves el momento de tenerme entre tus brazos; que me extrañas... Y que no puedes más... Entonces, no sé dé donde saco fuerza, y te pido que te calmes, que hoy falta un día menos para volvernos a ver, que todo estará bien... Aunque mis lágrimas no dejan de rodar por mis mejillas, al colgar el teléfono, tomo tu camisa, el abrazo fuerte, pues aún tiene tu aroma, y te siento tan cerca de mí...

Leo una y otra vez la carta que me escribiste antes de que partieras, en donde me dices que siempre estoy en tu pensamiento, que me amas, y que desde ese momento ya me extrañas, y ya está toda arrugada, y llena de lágrimas como si tuviera años, y sólo tenemos dos meses separados... Sólo espero que pasen los días pronto, para volverte a ver... Siempre tuya...


Te fui infiel...
Amor, te pido te compadezcas de mí, y me permitas pedirte perdón de corazón, me siento atormentada porque equivoqué el camino Porque me doy cuenta de que he hecho mal... te fui infiel... Fue una locura... El llanto no me deja respirar... Me siento avergonzada de lo que he hecho, y quizás después de esto... No quieras volver a verme... Porque sé que arrancarás de tu corazón las raíces de tu amor por mí… No quisiera decirte lo que ha pasado...

Me dejabas tanto tiempo sola, que confundí las cosas, ahora me doy cuenta que te amo que el tiempo que estabas fuera era para darme lo mejor... Y te pagué buscando la oportunidad para buscar que alguien me estremeciera como tú... Y me equivoqué, me equivoqué porque lo que sentí fue asco, y vergüenza al envolverme en una situación que sólo me dejaría el más profundo dolor al haberte engañado ¡lo siento!... Sé que te perderé...

Sé que sin ti no habrá vida, no habrá luz en mi camino... No habrá nada que pueda sanar este dolor que siento... Jamás pensé que una infidelidad fuera una traición a una misma, ahora lo sé... Y me siento arrepentida... Quizás cuando leas estas líneas, ya esté muy lejos de tu vida... Quizás nunca me perdones, y lo entiendo... Es por eso por lo que me marcho...


Ya no me digas...
Ninguna de tus palabras hará que pueda olvidarme de daño que me hiciste, no me digas que lo sientes... Porque sólo me lastimas más, ¡sé que me fallaste!, ya no eres aquel hombre de quien me enamoré perdidamente, que me hacía sentir la más dichosa de las mujeres, no mereces mi perdón, no mereces que te siga amando, y sin embargo no puedo dejar de amarte, pero él no dejar de amarte no quiere decir "esperanza"… No me digas que me necesitas...

 Te olvidaste de mí y no me necesitaste cuando dejaste abierta la puerta de tu alma para que entrara otra persona en tu vida... Y no sólo me has destruido a mí, sino a ti mismo... ¡No me digas que no me quieres perder! ¡Que no me puedes perder! Porque desde el mismo momento en que dejaste entreabierta la puerta de tu corazón, para sentir una pasión que no era la mía, y que no tenía nada que ver con nosotros... ¡Me perdiste!...

¡Ni me digas que te volverás loco!, ¡loco estabas desde que el pensamiento lo pusiste lejos de mí!, de lo que habíamos forjado juntos, ya no me digas más que nuestro amor es fuerte y verdadero, tú lo convertiste en un amor débil y de mentiras... No me digas que ese amor nos dará fuerza para seguir adelante... Porque mi vida la ¡has destrozado!




Agradezco tu paciencia
Mi amor, gracias por entenderme, perdóname por este mal humor que a veces tengo... ¿Sabes?... hago grandes esfuerzos, pero algunas veces mi mal humor me gana la partida... Me dé muchísima tristeza que eso pase, a veces me da rabia, porque pienso que tú debes entenderme y ayudarme, pero sé que no puedes entenderme cuando grito, no puedes ayudarme si no te lo permito...

Algunas veces siento deseos de llorar sin razón, me doy cuenta de que esto es tan difícil de entender, pero es la manera de liberarme de toda la rabia, los agravios y las frustraciones que llevo por dentro. Permito que las cosas a mí alrededor influyan en mi manera de actuar: Dejo entrar el pasado, que tanto me lástima... Y mis sentimientos de entonces los dejo enredarse con mis sentimientos presentes...

Creo que esto ha sucedido algunas otras veces, y sé que esto te hiere, pero sé que también me ha ayudado esta rabia, aprender a vivir... Gracias por entender mi silencio... Por ser paciente cuando mis acciones te llenan de frustración, porque sin ti mi vida sería incompleta, no importa lo que pase... Siempre recuerda que te amo...


Qué me gusta de ti...
Tu seguridad y fortaleza para enfrentar problemas, incluyendo tu capacidad física, la manera en que tienes de ver la vida de manera práctica y sencilla, y el asombro que muestras con una pequeña flor. Tu valor para afrontar las situaciones que se presentan a cada momento, tu aplomo cuando te relacionas con la gente, tu simpatía, tu carisma para con la gente que te rodea, tus sentimientos nobles, la compasión, el amor entregado todo de ti.

Como administras el hogar, como te preocupas por mantener siempre la casa limpia y en orden, como atiendes a nuestros hijos, que siempre tienes el afán de mejorar en la manera de educarlos y me empujas a hacer lo mismo, ese deseo de que yo participe activamente, tu buen gusto para vestir, para arreglarte, perfumarte, maquillarte arreglar tus cabellos y tus uñas... Me gusta tu olor, tus aromas más íntimos, me gusta tu boca sensual, carnosa, bien definida, más cuando sonríes...

El color de tus ojos, la expresión de tu mirada, tus senos, aunque pequeños pero son suaves tersos y acariciables, como dos duraznos en plena madurez, me encantan tus caderas, la suavidad y la perfección de tus piernas, tus pies pequeños... Me gusta cuando me haces el amor porque eres apasionada, eres sensual, original, cautivadora, me haces sentir que estoy en la cima del cielo… Al hacer el amor parece que bailas una danza sensual, siempre a un ritmo perfecto, como una pieza clásica de Mozart, perfectamente sincronizada, como medida con metrónomo, me gusta que siempre me apoyas en todo, me alientas a seguir adelante en mi trabajo, mis proyectos, mis sueños…

Tú eres mi motor, mi timón, mi balsa de salvación, me gusta que me cuides cuando estoy enfermo que me mimes y te preocupes por mí, eres muy sensible, entiendes perfectamente el lenguaje del amor, ya sea entre pareja con los hijos con los padres con los amigos o hermanos, lo que escribes... Tú tienes el don de entender mi corazón… ¡Te amo mi vida!


Tu amor...
No existe algo más hermoso dentro de mi corazón que el regalo de tu amor. Y es que el amor que siempre me ofreces, hace un mundo de magia, donde los sueños e ilusiones se hacen realidad. No cambiaría nada de lo que hemos vivido y sufrido porque nos ha hecho fuertes nos ha permitido y ha hecho que nos veamos las almas desnudas. Lo nuestro es indescriptible, es sincero, único... Me doy cuenta que no nos equivocamos... Al entrelazar nuestras vidas. Gracias por crear algo tan hermoso en mi alma, por estar siempre presente. Por darme día a día un significado para seguir viviendo…

















Te oigo y te amo

Son ya mil momentos de amor los que hemos compartido, son mil instantes juntos y muchas palabras las que nos hemos dicho con música del corazón, lo que sentimos. Quizás jamás dejemos de decirnos lo que nos queremos, lo que nos amamos, lo que esperamos, el amor es así, ¡nunca aparece el cansancio!, nunca dejamos de producir magia con sentimientos. Y ¡yo quiero que siga así!, porque con cada palabra, con cada sílaba, con cada sonido que sale de tus labios me estremezco, y aunque ya conozca tu voz -como no conocerla si es lo único que quiero escuchar- , cada vez que te escucho vuelvo a temblar y me vuelvo a enamorar de ti una y mil veces.

Cuando no estás, te oigo, cuando estás te admiro, cuando no estás te siento, cuando estás te quiero abrazar. Recítame tus poemas, tus pensamientos, que una cosa es escribir, otra escucharlos de tus labios, quiero escucharte susurrándome al oído cuanto me quieres, recítame tus anhelos, lo que esperas de mí, lo que sueñas, procuraré meterme en tus sueños y en tus pensamientos, cumplir tus esperanzas y estar ahí cada instante. Te quiero seguir oyendo, sumando los sonidos, guardando tus palabras en mis sentimientos, obedeciendo fielmente con amor tus anhelos.

Te quiero seguir escuchando, cuando le hago olvido el mundo, olvido las penas, olvido hasta el olvido. Me despido de ti, no sin antes decirte que ahora no te oigo, pero miento, grabé tus palabras diciéndome que me amas y por eso la sonrisa se quedó perenne en mí. Deseo que llegue el momento de volvértelo a escuchar, porque tus: "te amo", son mi fuerza de vivir… ¡Te oigo!, ¡te amo!




Para mi gran amor...

Mi vida, te amo desde el primer momento que te conocí, y mucho más, más ahora, porque el camino que hemos recorrido me ha unido tanto a ti... A través de nuestra vida juntos, ha habido tantos logros, satisfacciones y hechos inolvidables, que han minimizado las cosas difíciles porque siempre juntos hemos recogido los pedazos de sueños rotos para crear nuevos. Te amo por tu paciencia, por tu comprensión, por el calor de tus brazos que me recuerda donde está mi refugio, mi hogar, mi pasión...

Te amo porque me diste la libertad para que descubriera lo que más valoro en ti. Te amo porque me has dado fortaleza cuando mi corazón ha estado a punto de desfallecer, y me has dado en ese momento lo que más necesitaba... ¡Seguridad! ¡Para atreverme a volar! Te amo, por la forma en que me haces sentir amada... Porque tú has sido la maravillosa persona que me ha enseñado todas las oportunidades que tiene la vida...












Cartas para dos amores

Amor mío, hemos pasado momentos maravillosos. Desde que te conocí supe que éramos uno para el otro, es increíble lo que me has hecho sentir, lo que hemos aprendido juntos a través del tiempo. Admiro tu fortaleza para enfrentar los problemas, la manera práctica y sencilla que tienes de ver la vida, tu valor para enfrentar las situaciones difíciles, tu aplomo para relacionarte con los demás, tan seguro de ti mismo siempre, tu simpatía, tu carisma con la gente que te rodea, la delicadeza que tienes para besarme, la protección que siento cuando me envuelves en tus brazos, diciéndome "mi chiquita".

Siempre tienes una palabra de aliento y amor para mí, ¡eres maravillosas! eres el gran bálsamo que cura mis heridas y envuelve mis tristezas, la manera en que me haces el amor... Me hace tocar las estrellas, porque sé que me amas tanto como yo, tu forma de susurrarme al oído "te amo", ¡me haces sentir plena y feliz! Y no dejo de agradecerle a Dios que me haya permitido formar parte de tu vida, y es por eso por lo que sé que él nos ha mandado el regalo más grande...

Papá: Quiero decirte, que apenas empiezo a crecer dentro de mamá, soy tan pequeñito que aún no puedo escuchar con claridad tu voz, ¡pero sé que estas allí!, siempre junto a mamá protegiéndola y cuidándola, en espera de saber cuándo llegaré a este mundo... ¿Y sabes papá? ¡Estoy feliz! Porque mi mamá me protege dentro de ella con la más grande ternura que hay sobre la tierra. ¿Sabes? ella me ha dicho lo grande que eres... ¡Todo lo que significas para ella!, Y ríe y llora al quererte dar la noticia de que vengo en camino, y la miras con tanta ternura al ver como ríe y llora, y preguntas ¿qué pasa? y yo siento como le cosquillea el alma al tratar de decírtelo, ¡al fin lo logra! la abrazas, lloras, te hincas a su lado, le besas el vientre... ¡Le das gracias a Dios...! ¡Ya quiero nacer! ¡gracias por darme la vida!


Corazón...

Cada vez que late mi corazón palpita tu nombre en mi alma, mi cuerpo, mis sentimientos, mi espacio... Te encuentras presente tú en cada lágrima, en cada sonrisa, se encuentra tu esencia. Tú has logrado convertir en realidad, todas aquellas cosas que he visto en cuentos de hadas, has logrado desvanecer en mí, todos aquellos momentos de tristeza, haciendo que perdure en mí la felicidad eterna...

Me has llevado al final del arco iris, llenando mi vida de colores maravillosos, y me has mostrado el ser maravilloso que eres abriéndome las puertas de tu alma para que sólo yo entre y permanezca ahí, hasta el final de nuestros días... Y más allá porque mi corazón te pertenece. Siempre tuya...



Para ti mi chiquita...

Mi amor, me gusta que sonrías cuando estás feliz, yo también lo estoy, porque con una sonrisa iluminas todo a tu al rededor, pero cuando una lágrima recorre tu mejilla yo la beso con ternura, como queriéndome beber tus amarguras y haciendo míos tus sentimientos... Quiero darte todo y a veces siento que no puedo darte más ya te entregué mi vida al amarte, es toda tuya, recíbela mi amor, que si no lo haces... Yo me quedo vacío...

¡Estamos embarazados! Mi querido amor, todos los momentos que he pasado a tu lado desde el día que te conocí han sido inolvidables, hemos compartido infinidad de alegrías, a tu lado me sentía plena, completa, no había nada que empañara nuestra felicidad, el día que me pediste que aceptara ser tu esposa fue la más hermosa de tus ¡locuras! El camino lleno de pétalos de rosas rojas desde el estacionamiento del restaurante hasta la mesa que habíamos asignado para cenar, la cena exquisita y romántica ya era entonces ¡inolvidable!

El mesero se acercó a servir el champaña, fue cuando entonces dijiste: ¡Brindemos! Y yo pensando conmovida que era, porque cumplíamos un año de novios, alcé mi copa, de pronto llegó un payaso, que sorprendió a todos con su inconfundible carcajada, y al sacar de su sombrero una hermosa y gigantesca rosa roja, y en medio de ella ¡un anillo precioso! Me lo puso en mi mano… Y entonces dijiste: ¡Brindemos por nuestro amor! ¿Quieres ser mi esposa? Formar parte de mi vida por siempre, hasta que estemos viejitos…

¿Tener nuestros hijos y amarnos locamente? ¡Entonces te dije que sí! Abrazándome a tu cuello y sellando nuestro amor con un beso… Al fin llegó el día, nuestra boda fue una maravilla, tanta gente que nos ama compartía nuestra alegría, abrazos, brindis, risas, baile, todo estaba lleno de felicidad, era increíble asimilar que tan hermoso era todo aquello, me sentía en cuento de hadas… Tres años de casados llevábamos entonces cuando decidimos tener nuestro primer hijo...

Y después de varios intentos empezamos a preocuparnos porque no había noticia alguna de la llegada de nuestro angelito, hasta que después de un largo año, ¡estudios, medicinas, hospitales! Todo aquello que con gusto pasé por que fuéramos padres, llegó el momento más doloroso de mi existencia cuando el Dr. Dijo entonces: ¡Jamás podrá ser madre! Mis ojos se llenaron de lágrimas y tu conmovido me abrazaste, jamás hubo un reproche, ni uno sólo al contrario fuiste comprensivo y amoroso, jamás me culpaste, y por eso hoy te amo más que nunca, ¡y sé que Dios es grande! Y hoy amor mío te digo que todo nuestro amor, Dios lo eligió para que el día de hoy me hiciera tan feliz como el día que nos casamos, porque sí existen los milagros amor, sí existen…

¡Estamos embarazados! Ya tengo 3 meses, y nuestro hijo pronto nacerá, los doctores no se explican el milagro, el milagro ha sido nuestro amor… Nuestro hijo está en las mejores condiciones, nacerá sano, y por eso amor mío, hoy y siempre te diré te amo, gracias por formar parte de mi vida…


¡Cásate conmigo!

Amor mío... Cuando pienso en cómo decirte cuanto te amo, no encuentro palabras que definan mi sentimiento, el amor es tan complejo, me pregunto cómo puedes sentir tanto, y expresarlo en una palabra tan pequeña, y que encierra tantas cosas... No sabes cuánto te amo, no hay nada que siquiera me atreva a comparar con la felicidad que siento cuando estoy a tu lado, la puesta más hermosa de Sol se me hace poca si tú no estás junto a mí para admirarla...

Cada día que pasa me es más difícil vivirla sin ti, cada segundo, porque desde el momento que te conocí empezaste a formar parte de mi vida, mis pensamientos, mi memoria, mi cuerpo, mi cabeza, todo yo, están llenos de ti, de tu dulzura, de tu comprensión, de tu amor... ¡Eres mi corazón entero! Cuando pienso en ti... Me convierto en un apasionado romántico del amor, y mis lágrimas ruedan por mis mejillas, y lloro por lo que has transformado en mí...

Sé que mi porvenir a tu lado será maravilloso porque estarás tú conmigo para compartirlo... No imagino la vida sin ti... Te amo mi querido amor. Doy gracias a Dios por haberte puesto en mi camino encendiendo esto que siento por ti, avivando la llama de mi amor por ti, porque sólo tú has hecho que pronuncie un te amo salido del alma... Amor mío ¡Cásate conmigo!, y déjame pronunciar desde el fondo de mi alma que prometo amarte, respetarte, serte fiel, ¡y comprenderte por todo lo que me reste de vida!


Gracias por tu mano amiga...

A tu lado no hay momento para sentirme triste o sola... Siempre tienes el consejo, la chispa, el chiste, y el ingenio perfecto para hacer sentir bien a cualquiera, te admiro por tu capacidad de hacer amigos... Por tu carácter alegre, por tu franqueza y sinceridad, sin que por ello, hieras los sentimientos de los que somos tus amigos...Y hoy quiero agradecerte el que me hayas brindado tu mano amiga... No hay palabras que describan todo lo que aprendí y sigo aprendiendo a tu lado... Sólo sé, que mi vida se transformó, al conocer una persona tan excepcional como tú... ¡Gracias por tu mano amiga!


Confesión

Quiero hacerte una confesión... Y cuándo lo haga, sé que acabaré por perderte totalmente... Y digo totalmente, porque jamás has sido mío... Sólo parte de ti... Me pertenece... Sé que ni siquiera lo imaginas, este amor que llevo dentro siento que me ahoga. ¡No puedo más! Te he ocultado por tanto tiempo que te amo... Tratando de no mirarte a los ojos por temor a ser descubierta, por temor a que una lágrima se desvaneciera...

Y te dieras cuenta de lo siento por ti... Mil veces me pregunté cómo podía haber sucedido, ni yo misma lo sé, tus palabras alentadoras cuando me atormentaba la tristeza, tu cariño incondicional, tu sentido del humor, tus abrazos... Tus valores, todo tú... Me hicieron enamorarme poco a poco de ti... Y ¿quién no? si eres una persona encantadora... ¡Cómo pocas!... La convivencia diaria... Las horas inolvidables que pasamos juntos y todo lo que hemos compartido durante tanto tiempo, hicieron que la amistad creciera más allá... Convirtiéndote en un todo para mí... Eres la luz que con destellos de la más bella aurora iluminas mi vida mi vida... No espero nada...

 Sólo necesitaba decírtelo, porque no puedo más... Con cada una de las palabras plasmadas en esta carta... Ha sangrado mi corazón hasta quedarse vacío... No hay nada más que hacer, sino esperar al olvido... Pasará mucho tiempo antes de que vuelva a amar a alguien como te amo a ti, y lo más triste es que tú... Mi mejor amigo, ya no estarás más ahí... Para darme la mano al haber caído... Quizás después de hoy... Ya no quieras verme más, porque no sabrás cómo reaccionar... Te conozco demasiado bien... No ¡importa!... Ya todo está dicho...


Últimamente extraño tus caricias

Últimamente extraño tus caricias, últimamente son más los reproches que los besos. En el tren de nuestras vidas el viaje ha sido largo, muy largo, el paisaje diferente en cada lugar, a veces un verde prado, otras, una oscuridad inescrutable, momentos de incertidumbre y otros de una belleza indescriptible. Tomar ese rumbo ha sido tu elección, a veces mi elección, algunas otras de los dos pero ¡cómo a veces cuesta decidir a donde ir!

A veces nos alejamos y otras no podemos estar más cerca porque nos fundiríamos en un abrazo candente, en un beso y muchas caricias, en esos momentos no siento que pase el tiempo, ni que el tren camine, parece que se ha detenido, no hay ruidos ni murmullo de la gente… Sólo te oigo a ti susurrándome al oído: "Te quiero, te necesito", pero son momentos fugaces, efímeros, sutiles, que se van como se va la noche o como se va el día. A veces la culpa pesa como una piedra en la espalda, como si cargara todas las culpas del mundo, como si no terminara nunca, como el horizonte.

Últimamente extraño tus caricias, no sé si necesito más o me das menos, pero las extraño, ¿cómo convencerte de que mi culpa la he pagado?, de que no quiero más pensar en el pasado, porque pesa, pesa mucho. ¿Por qué no tomamos tú y yo un rumbo diferente en este tren de la vida? ¡Por favor!, ya no sigamos hacía el norte, que por ahí hace cada vez más frío.

Regresemos hacia el cálido sur, donde hay ríos, montañas, lagos, mares y playas maravillosas, depende de decidir, ¿Quieres corregir el rumbo? Sólo basta con decirle al conductor: ¡Espere!, estamos equivocándonos, vamos para el sur, no siga, decidimos corregir, ¡por favor...! Últimamente extraño tus caricias, pero ya no, porque iremos por otro camino, donde nos espera la felicidad completa, donde nuestros sueños se unen, donde no te extrañe más y nos fundamos en un abrazo como el cristal soplado que se une con el fuego de nuestro amor, así es como quiero estar, ahí es donde quiero dirigirme. ¿Vamos juntos?
Siempre tuyo Tu Flaco


Sé que últimamente extrañas mis caricias…

Sé que últimamente extrañas mis caricias, perdóname, perdóname mi amor, no sé qué me ha pasado, siento tanto miedo de amarte, de tenerte, de sentirte, de dejarte u olvidarte... ¡Pero no dudes más!, de que ¡te amo!, no vuelvas a dudarlo, ¡tus palabras suenan como martillazos en mis oídos!, siento enloquecer cuando escucho decirte que dudas de mi amor, que son momentos fugaces, efímeros, y sutiles cuando me escuchas decirlo...

Porque yo quería que se quedara eternamente en tu memoria. No quiero más oírte decir que extrañas mis caricias... ¡Por qué me lastimas!... No sé cómo sucedió, no sé ni cuando, ni dónde, ni cómo dejé de expresarte mi amor... Han sido tantas las discusiones, los desacuerdos, y los problemas, porque no hemos dicho lo que sentimos, lo que queremos, lo que deseamos en el momento preciso… Eso ha hecho que mi amor se vaya cubriendo de una espesa neblina, que no me deja llegar a ti, ni verte, ni abrazarte, ni besarte, ni mirarte reflejándome en tus ojos, y ¡quiero hacerlo! ¡Pero no sé cómo! La neblina no me deja ver... ¿Dónde estás amor mío? Quiero gritar hasta desgarrarme la garganta hasta que escuches mi eco mil veces decirte te amo...

¡Por qué te amo! Siento este amor inmenso que me quema por dentro, pero no sé, no sé, no sé, como expresarlo... Tengo miedo, mucho miedo y tantos sentimientos encontrados... Quisiera llorar y formar un océano con mis lágrimas hasta que sus olas lavaran mi alma, y la sal cauterizara mis heridas que sangran, y quedar limpia de esta ira, dolor, angustia, desesperación frustración y de impotencia que me han ido matando desde dentro... Tú, ¡no tienes la culpa! ya no cargues más esa piedra que tanto dolor te causa, has pagado tus culpas... ¡No sufras más por mí!...

Ven y abrázame, déjame amarte, besarte y hacerte el amor, tierna y delicadamente, hasta hacerte vibrar, sentir, y disfrutar la explosión del fuego de mi pasión, déjame amarte al compás del Bolero de Ravel... Y hacerte el amor intensamente... Y será la mejor noche que hoy habremos tenido... Y mañana... Mañana te diré exactamente lo mismo... Porque para entonces como el cristal soplado... Nos habremos fundido en un abrazo... Siempre tuya... Magali.


A mi esposa amada

Mi amor, en estos últimos días he sufrido tanto y me ha sido tan difícil aprender mi lección, dejé mucho… ¡Por tan poco! ¡Y me he dado cuenta lo que significas en mi vida! Eres una mujer que vales mucho, mucho. Aprendí que si tengo algún sentimiento, debo compartirlo contigo, no importa cuál sea, el terrible miedo que tengo al hablar de mis sentimientos sólo me ha traído problemas... Aprendí a conocerte mejor… Aprendí que no es la fidelidad del cuerpo la más importante, sino la fidelidad del alma. Descubrí que soy egoísta, y que tú deseas una pareja que piense en ti, y que esperas lo mejor de mí…

Aprendí que una familia feliz se construye con sacrificio y trabajo, con entrega y amor de cada día, pero no había querido pagar el precio, no había estado dispuesto a esforzarme más esperaba la felicidad en bandeja de plata, ahora sé que no es así, que todos los días debo luchar por tu amor. Aprendí a valorar la lucha diaria que ligeras por mantener, administrar y organizar nuestro hogar, nadie lo hubiera hecho mejor, tú estás aquí conmigo porque Dios te puso en mi camino, y le doy infinitamente las gracias porque no pude haber elegido a una mejor mujer como esposa si no a ti…

Y por eso quiero hacerte una promesa que viene desde el fondo de mi corazón: No me pidas que te deje, no quiero separarme de ti, iré a donde tú vayas y viviré a donde tú vivas, tu pueblo será mi pueblo, y mi Dios será tu Dios, donde tú mueras, quiero morir yo, y ahí deseo que me entierren. Que el señor me castigue con toda dureza si me separo de ti, a menos que sea por la muerte... Mi amor, ¿te quieres casar nuevamente conmigo?



14 de Febrero… Serás papá…

Mi vida, te he extrañado tanto estos días, quisiera retroceder el tiempo y sentir tu cuerpo tibio junto al mío amándonos... Mañana es 14 de febrero, y no estaremos juntos como otras veces... pero me hace feliz saber que más pronto de lo que imaginas podré sentir el palpitar de tu corazón... Ya hace dos meses que te fuiste, pero lo hiciste sin saber que la dicha que nos esperaba no se compara con la felicidad que hemos vivido... Yo estoy aquí, con lágrimas en los ojos... Pensándote, imaginando en que cara pondrás al recibir mi carta y saber lo que yo sé ahora...

¡Ni te lo imaginas!, a veces pienso que lo nuestro es un sueño maravilloso del cual no quiero despertar, porque nuestro amor es perfecto, es indescriptible, jamás pensé que amar, y sentir lo que siento, este cosquilleo en la barriga al pensarte, como una adolescente... Mi mano temblorosa al escribirte... Y sentir que mi ser, mi alma, mi espíritu, te pertenecen... Quiero que sepas... ¡Qué te amo!... Te amo muchísimo... Y que nuestro amor se ha empezado a cristalizar con lo más hermoso que pueden esperar unos locos enamorados como lo estamos nosotros... ¡Mi vida! hoy he recibido la noticia más hermosa... (Estoy llorando)... ¡Serás padre! Dentro de mí...

Ya hay un angelito que nos ha mandado el cielo por el amor que nos tenemos... gracias mi vida, por prolongar de esta manera, el amor que siento por ti... Cariño mío Gracias porque eres para mí la vara de equilibrio que me permite caminar, por ser venda y ungüento para los cortes y golpes de la vida; por ser un eslabón de oro en la cadena de la vida, por estar a mi lado cuando parece que todo desapareció. Gracias por permitirme amarte en la forma en que te amo.

Es por todo eso que te necesito a mi lado, porque al irte tú, todo lo que has enseñado desaparecería, porque tú me enseñaste a escribir de esta manera mis sentimientos, yo sólo lo descifro porque te necesito a mi lado para seguirte amando, porque quiero y deseo que los dos caminemos por los senderos más hermosos que tiene la vida, tomados de la mano…

Y si alguna vez llegara desesperación y hubiera la necesidad de caminar sobre espinas que se claven en lo más profundo de nuestras almas, o con las piedras que nos obstruyen el llegar a la cima de nuestro destino, seguiríamos de la mano y aún con más fuerza seguiríamos adelante, sin quedarnos en medio del camino porque el amor que sentimos siempre sobrevivirá más allá de la vida misma, más allá de la muerte… Te necesito conmigo, lucha amor mío, porque tienes una familia que te espera y que te ¡adora! Cariño mío, recupérate pronto, esfuérzate por hacerlo porque te necesito a mi lado, y me duele verte así.


Carta a mi esposa

Te escribo estas líneas tengo la necesidad de hacerlo, ya sabes que a mí me cuesta mucho trabajo escribir lo que siento, ese don lo tienes tú, sin embargo, lo intentaré. Llegué a tu vida en un momento difícil para ti, cuando tu más necesitabas de alguien que te amara, te comprendiera y te llenara de ternura, pero a pesar de que disfrutaba tu compañía, no creí que fuera yo el indicado para ser tu compañero, sin embargo, tú tenías otros planes. Pasó el tiempo y empecé a conocerte más y más, éramos los mejores amigos, ¿recuerdas?, a todos lados íbamos juntos, donde estaba Magali, ahí estaba Gerardo y viceversa...

 Llegó un momento en el que ya no pude separarme de ti, me hiciste tuyo en toda la extensión de la palabra, fuiste mi primera vez, a partir de ese momento seguiríamos juntos siempre, como las vías del tren. Pasó el tiempo y aprendí muchas cosas de ti, tu entrega, tu coraje, tu ternura, tus ganas de vivir, ese don maravilloso de ser madre, el apoyo incondicional que me diste en todo momento, en fin, no sé de dónde sacas tanta fuerza para darte a los demás, sobre todo a mí que a veces creo no merecerlo, pero como todo, llega el momento de hacer un alto en el camino para mirar atrás, ver lo que has significado en mi vida y sobre todo para decirte:

Gracias. Ahora, sé que necesitas de mi apoyo, de mi consuelo, de unos brazos que te acurruquen y sentirte amada, de una palabra de aliento para que sigas adelante, para que pienses que en la vida hay momentos que parece no resolverse nada pero que al final del túnel, está la luz de un nuevo día lleno de esperanza, de cosas maravillosas para vivirlas juntos, tú y yo.


Mi amor...

Es maravilloso vivir a tu lado compartiendo dichas y alegrías, problemas y sinsabores, quiero que sepas que a tu lado estaré siempre que me necesites, eres una mujer muy valiosa y sé que saldrás adelante porque estás hecha de un material diferente, yo te amo con un amor diferente, un amor madurado por los años, te amo por lo que eres y por lo que has traído a mi vida, Porque te admiro y respeto, porque cada vez que estamos separados ansío volver a verte, por favor en estos momentos apóyate en mí, que yo sabré consolarte cuando lloras, festejarte cuando aciertes, aconsejarte cuando lo necesites, seguir juntos como las vías del tren y sobre todo... Amarte eternamente. Siempre Tuyo: Tu Flaco


Carta número 12
Mi vida, desde que tú partiste mi alma se llenó de soledad y tristeza, contigo te llevaste mi sonrisa, mi alegría de vivir y parte de mi corazón, aún siento tus cálidas manos sobre mi rostro limpiando lágrimas que derramé cuando partiste, y tu voz susurrando en mi oído diciendo que pronto estarías de vuelta, ha pasado ya un año y tu regreso cada día se prolonga más, no puedo entender porque no vuelves…

¿Por qué?... Intento disipar mis dudas recordando tus palabras “no hay nada en el mundo que haga que te deje de amar”, entonces amor mío, yo me pregunto: ¿Por qué no has vuelto? ¿Acaso te olvidaste de mí? ¡No te das cuenta que me estás destrozando el alma! ¡Que mi vida no tiene sentido sin ti! Mes a mes desde que partiste, no he dejado de escribir tu nombre, en hojas de papel llenas de lágrimas, de amor, ilusión porque sean contestadas, y jamás he recibido respuesta…

Por eso, quiero que sepas que he tomado una difícil decisión… ¡No te esperaré más! No puedo prolongar más esta agonía sin saber nada de ti… Te esperaría toda la vida si me lo pidieras… Pero ¡ya no puedo más!, ha sido demasiado el silencio de tu ausencia.



Para ti mi amor

En este día tan especial quería donarte algo especial, algo que nadie más pudiera darte. Pero no es fácil encontrar un don que exprese lo que siento… ¿Qué don se compara con lo que ya es nuestro y que verdaderamente es lo que cuenta? Nuestras esperanzas, nuestros sueños. Los momentos compartidos son los tesoros más preciados que jamás podríamos desear. No puedo darte nada más hermoso que aquello que ya tenemos. Pero para disipar toda duda de mi cariño por ti y de lo que supimos construir juntos, mi don este día tan especial es la confirmación de mi amor por ti, mi gratitud, mi admiración, y mi pasión, ahora y por siempre jamás, ya tienes los tesoros más preciosos que tenía para darte: Mi corazón, mi alma mi amor eterno…


¿Continuar o concluir?

Amor mío, han pasado ya algunos días desde que te fuiste, días que me han parecido eternos, pareciera que el reloj se ha parado y no avanzaran las horas, y yo, ¡siento que no puedo más! Mi vida, estoy sufriendo mucho, en espera de saber tu respuesta, con esta agonía que me mata lentamente, esperando saber si has dejado de amarme o en tu corazón aún queda una parte de amor, para regalarme a mí, una luz de esperanza...

No te imaginas cuánto he llorado, cuántas cosas he entendido, y aprendido, pero, ¡todo acaba en lo mismo!, en pensar que no te quiero perder, en la seguridad de que te sigo amando, en negarme aceptar que este amor terminó, ¡no! ¡No quiero!, ¡No puede ser así! ¡Nuestro amor es grande! ¡Es fuerte! Y siempre ha superado los desaciertos… ¿O acaso ya te he perdido? ¿Estos días no te han servido para descubrir si me sigues amando? ¿Es necesario tantos días de agonía? ¡Por favor!,

no pienses que una vez más te presiono, tómate el tiempo acordado sí eso es lo que tú quieres, sólo quería que supieras que te amo, y que sepas como me siento, no puedo fingir ante la gente, amigos y familia, pues ya han notado mi tristeza, han notado mis ganas de vivir, ¡no puedo más con esta angustia y dolor que me matan!... ¡Tengo tantas ganas de abrazarte!, ¡de besarte! y decirte que me perdones, todos los errores que he cometido no han sido con afán de lastimarte, ni de ahogarte, creí que era una forma de demostrarte mi amor, porque lo que deseaba era que te sintieras amado, ahora sé que me equivoqué, entendí que el ser humano crece a través de las experiencias y no moviéndolo en el teatro de la vida como uno quiere…

Amor mío, déjame demostrarte que todo será diferente, ¡por favor!, te pido que me dejes reconquistarte, que me dejes amarte, que me des tan sólo una oportunidad para que te enamores otra vez de mí... Sé que pasará algún tiempo para que te puedas dar cuenta de lo que deseo darte, mis ideas están claras como el agua, y sé que es lo que esperas de mí… ¡Por favor! ¡Dime algo! ¡Me mata no escucharte!... ¡No saber si estás bien! Tengo tantas ganas de dormir abrazada a ti, y de dejarme guiar por ti... Quisiera despertar por la mañana y me darme cuenta de que todo fue un mal sueño, de verme en tus ojos tristes...

Es desesperante no poder hacerlo, pensando en ¿qué pasará mañana? ¡Ya no quiero atormentarme con preguntas que sólo retumban en mi cabeza con un eco que no me deja en paz! ¡Quiero pensar que volverás! Sólo tengo el deseo ferviente más que nunca de que regreses a mi lado... Entiendo que mis constantes reclamos desconfianza, y enojos a través de los años te empujaron a tomar esta decisión, ¡perdóname! ¡Perdóname por no haber sabido hacerte feliz! ¡Perdóname por creer que diciendo cómo, cuándo y dónde hacer las cosas te haría feliz! ¡Perdóname por no dejarte tomar decisiones! ¡Perdóname por todo eso! ¡Perdóname por no dejarte crecer! ¡Por no dejarte madurar! ¡Por ser tan obsesiva y celosa! ¡Perdónamelo todo! Que yo sabré recuperar aquellos años maravillosos donde todo era perfecto…

Quiero que sepas que… Yo, independientemente de que lo que decidas, ya sea volver a mi lado o separarnos definitivamente, te prometo que jamás, ¡nunca! Volveré a mencionar este pasado tan doloroso y que sólo ha hecho que me atormente envenenándome el alma, que ha hecho que te alejes de mí, sin permitirme liberarme del amargo dolor haciéndote infeliz a ti, ¡me lo prometo también! ¡Déjame luchar por nuestra relación sí aún queda en ti amor para mí!, si no lo hay ya... ¿Qué puedo hacer? Si el amor se acaba, ya nada vale la pena intentar, sé que la vida seguirá, sé que no habrá en mucho tiempo una sonrisa en mí, sé que muchas cosas y años habrán quedado sólo en recuerdos, sé que probablemente piense en la muerte, en que todo acabaría para mí…

Pero la vida sigue, el reloj avanza y no se detiene… Y quizá estos 20 años a tu lado, sólo habrán quedado en recuerdos de papeles firmados, fotografías viejas, música del alma, cartas, poemas, promesas, años maravillosos, altibajos, y dos hijos ¡maravillosos!, fruto del amor que un día nos profesamos… ¡Pero ya!, ¡ya no quiero pensar nada más!, sólo quiero que transcurra el tiempo que me pediste para poder recomenzar, pase lo que pase, de hoy en adelante sólo haré una introspección para reconocerme, para reinventarme, para reencontrarme, para fortalecerme, para amarme, para ser otra vez ¡yo!, porque no sé, no sé, quien era, no sé en qué me convertí, no me reconozco ahora, y no sé ni quien soy...


Desilusión de ti…

Cariño mío: No sé qué ha pasado últimamente contigo, me has descuidado, no me preguntas la mayor parte de veces, ¿cómo estoy? ¿Qué proyectos tengo? ¿Qué hice en mi día? No eres cariñoso, no me siento protegida, normalmente, estás distraído, casi no hacemos el amor, y el tiempo que normalmente estás en casa… Duermes, en pocas palabras no tienes tiempo para mí...

Tiempo que deseo y anhelo con todo mi corazón… Anhelo los momentos de antaño, donde éramos felices, y no necesitábamos más que mirarnos a los ojos y darnos cuenta de que el amor salía por los poros… Yo, aún te sigo amando lamentablemente, lamentablemente, porque no te mereces que te amé como hasta hoy lo he hecho, al grado de que mi vida durante estos últimos veinte años, ha girado en torno a ti… (Sin darme cuenta, que yo, sí, ¡yo!, soy primero)

Te he perdonado cuando me has herido haciéndome sentir poca cosa, (y aunque sé que no es así) me lo has hecho sentir con tus actitudes, te he impulsado cuando has necesitado volar para cumplir tus proyectos, te he alentado cuando caes en tus profundas depresiones, he luchado hombro a hombro contigo para sacar adelante a nuestros hijos, te he comprendido y perdonado cuando en un momento de locura, es decir, cuando bebes de más… ¿No te das cuenta que te daña?, ¿qué me dañas?, ¿que tus hijos te observan?, el éxtasis del momento… Pasa… Pero, las huellas y la vergüenza de tu comportamiento, quedan ahí… Lastimando una y otra vez la herida que aún no sanaba…

Aunque no bebas hasta perderte, bebes a diario, el momento te hace olvidarte de todo y perder el respeto a tu familia y a ti mismo… Hasta dañarte y dañarme profundamente… Y sé, ¡bien que lo sé!, que no soy una perita en dulce, también tengo carácter fuerte, sí, enojona hasta decir ¡basta!, enojos que regularmente no son contigo, quizás es la frustración de no sentirme útil, de no tener nada mío, (como proyectos de vida, míos y sólo míos) como no hacer cosas que me gustan, la mayor parte de veces porque el dinero no es suficiente y prefiero utilizarlo para cosas más útiles,

(Como ayudarte en un gasto extra, por sí tú no puedes solventarlo) sé que muchas veces soy poco tolerante ante las situaciones que me frustran… Pero aun así, te amo… Porque sé y estoy consciente de que también ha habido momentos maravillosos e invaluables junto a ti, momentos que lastimosamente cada vez se van empañando más y más por las lágrimas que me ciegan y ya no me dejan ver nítidamente esos recuerdos sorprendentes en nuestra vida… Creo que has sido muy injusto conmigo, no merezco la forma en que me has humillado, la forma en la que me has herido una y otra vez…

En verdad no te imaginas el dolor inmensurable e indescriptible que siento, tanto como te he amado, no sé si es más por cómo me has dañado, o porque siento que ya me has dejado de amar. Siempre creí que llegaríamos a estar juntos hasta que estuviéramos viejitos, y tomarnos de las manos temblorosamente y llenas de pecas por el paso de los años, y que juntos aviváramos la llama de nuestro amor a través de las páginas del álbum de nuestras vidas, ya con los recuerdos arrugados y las palabras ya borrosas, pero ahí mirarlas, y darnos cuenta nuevamente cuan hermoso fue lo que vivimos…

Quisiera separarme de ti… Sólo por un tiempo, creo que es lo mejor, quiero que me extrañes, y más que me extrañes que me necesites, y más que eso, que pienses, sientas y sepas, que verdaderamente te hago falta, que seas tú, otra vez tú, que deseas seguir a mi lado (yo no necesito darme cuenta de mis sentimientos hacia ti, sé que aún, ¡sí, aún te amo!) Pero tengo miedo, muchísimo miedo, de decir cosas que te hieran por aminorar mi dolor y mi desilusión, (porque ahora estoy tan, tan, sentida contigo, que quisiera no verte más) prefiero arriesgarme a perderte aun amándote, a tenerte a mi lado sin que me ames ya.

Estoy dispuesta a dejarte libres si eso es lo que deseas, porque yo, si eso lo haré si eso te hará feliz; no tengo ya nada más que decirte, las palabras de mí para ti por ahora se han acabado, no tengo el deseo ni la voluntad de hablar contigo, y que quede claro que no es por falta de amor, es ¡por tanto dolor!, un dolor insoportable de saber que, ya no eres más que alguien que desconozco totalmente… ¿Dónde quedó tu ternura? ¿Dónde quedó el amor incondicional que me decías tener? ¿Dónde está tu apoyo? ¿Tú comprensión? ¿En dónde?

No sé si todo lo que haces es por sentirte más hombre, o por demostrarle a alguien o a ti mismo cuán hombre eres haciendo todo lo que tú ya sabes… Sé que todos los hombres lo hacen, (quería pensar que tú no, lastimaste mi ego, y eso, eso también duele mucho) No sé si porque estás harto de mí, o no tienes una buena autoestima, pero eso que haces, no es de hombres, “es de machos y cobardes” palabras que jamás, jamás pensé en pronunciarlas para ti…

No sé si por ahora yo quiera estar a tu lado, porque siento que en mí, ya se ha roto totalmente la confianza, no sé si deseo ya estar íntimamente contigo, me daría asco, vergüenza, no lo sé, quisiera olvidar todo el pasado que me lastima, pero no sé si pueda… Te amo, y gracias por darme tantos momentos de felicidad. No sé si podamos regresar pronto, si lo quieras y lo necesites, o si yo quiera y lo necesite, el tiempo lo dirá… Pero si no es así… No te preocupes por mí, saldré adelante. Y seguro que tú también. Te he amado incondicionalmente…



Debemos separarnos


Amor, comprende, no es que no te quiera, ni que trate de abandonarte. No. No es eso. Lo que sucede es que nuestra vida ha estado llena de problemas que me siento agotada, que si vuelvo a estar a tu lado, voy a estallar, y no quiero que eso suceda; prefiero pasar un tiempo con mi familia para volver a encontrarme a mí misma, y pueda regresar a tu lado otra vez convertida en una muchacha jovial y alegre de la que tú te enamoraste. Sé que también yo he sido muy problemática, que más que alegrías te he dado disgustos, pero es que siempre he pensado que aún lo más terrible se allana si está el amor de por medio y en nuestro caso no es así, quizás tú me quieras tu menos o quizá yo ya no te quiero, sólo sé que nuestra convivencia se ha hecho cada vez más pesada, y ya no podemos seguir, compréndeme y perdóname.


video


Publicar un comentario en la entrada

Datos personales

Mi foto

Poemas, reflexiones, acción poética, y más... Todo lo que quieres decir a través de lo escrito... Romanticismo, amor, erotismo, desamor, pasión, etc.BiografíaMagali Sauceda Secretaria Ejecutiva, correctora, editora de estilo y ortografía. Poeta, escritora y locutora Comienza sus inicios como escritora a los 13 años de edad, participando en diferentes encuentros de oratoria, en donde recibe algunos premios por su destacada participación. Estudió en el Conservatorio de música y declamación del Estado de Puebla, en donde se reencuentra con su Profesor de arte literario, Narciso Madrid Galicia, quien por el aprecio y cariño que le tiene alienta a Magali para seguir escribiendo. Hasta la fecha tiene más de mil poemas, de los cuales publicados en la red tiene más de 450 en diferentes páginas y foros. Fue invitada través de Elsa Rocha asistente de de Cristina Saraleguí a participar por dos ocasiones a sus programa por su destacada Novela "Infielmente mío" Ha sido invitada a participar en diferentes radio difusoras en programas diversos para hablar de temas como erotismo, amor, sexualidad, infidelidad, etc. Su voz, se escucha en cortinillas de diferentes radio difusoras de programas como: Poesía y romance, a través de internet así como algunos de sus poemas en: Radio Estrella, Al borde de la palabra, Boleros y Romanticismo de Chile, Gacetilla, Radio FM102, entre otras. Ha sido invitada como jurado calificador en diversas instituciones, como: Universidad Pablo Guardado Chávez en Tuxtla Gutiérrez, Casa de la cultura Puebla, entre otras. Aficionada al diseño de postales, audio vídeos, a la locución y a la declamación de poesía. Contrataciones para despedida de solteras, (Poesía erótica) caféterías bar, ( Poesías diversas) eventos especiales, día de la madre, padre, etc. Escuelas y, universidades. Bibliografías: Con más de 450 obras publicadas en Internet en diversas páginas, y foros literarios. De las obras más destacadas tiene poemas como: Te oigo y te amo, Llovieron mis ojos, Carta para dos amores, Torero, cocíname, Como el vino, El reflejo de tu vientre, ¡Protesto!, Para mi gran amor, Orgasmo, Reencuentro, Soy discapacitado, Zinancantán, El ángel que me pidió Dios, Estar privada de ti, Mi tren de Navidad, Tómame, XV años y la novela Infielmente mío entre otros. Todas sus obras han sido registradas bajo los derechos de autor INDAAUTOR y en SAFE CREATIVE. Infielmente mío: INDAUTOR: 01201127380001 SAFE CREATIVE 0902052519687 Obra literaria Te oigo y te amo: 04181335480014 SAFE CREATIVE 0904183089053 Página web del autor: https://plus.google.com/u/0/+MagaliSauceda/posts http://poemasenaudio.blogspot.com/ https://plus.google.com/u/0/communities/108483422897882143714 http://vmagalisauceda.wordpress.com/ http://magalisauceda.blogspot.mx/ http://www.redescritoresespa.com/S/saucedaS.htm

Seguidores